En Japón puedes comprar increíbles casas abandonadas por 23.000 euros

La revista internacional de economía Business Insider publicó el pasado 9 de junio un artículo de Andrea Núñez-Torrón Stock en su página web de su versión en español sobre las akiyas y el mercado inmobiliario en Japón, que os reproducimos a continuación

En Japón puedes comprar increíbles casas abandonadas por 23.000 euros

  • En Japón se registran unos 10 millones de casas abandonadas en territorio rural, y muchas de ellas están esperando inquilino.
  • Se venden a precios irrisorios: el New York Times recoge ejemplos de casos de personas que las han adquirido por 23.000 euros.

Japón es el país de los templos y los jardines, de la gastronomía exquisita, de los bosques de bambú, del renacer de los cerezos… y de las casas a precio de saldo en territorio rural. Un reciente reportaje en The New York Times revela que las zonas rurales del país del sol naciente están repletas de akiyas o casas vacías a la espera de comprador.

Es un curioso fenómeno originado por el hecho de que a los japoneses no les gustan las casas usadas o viejas: prefieren comprar una nueva que renovar las que ya hay, por lo que existe una cantidad impresionante de akiyas, la mayor parte de ellas por un coste realmente bajo y que sorprende a los interesados extranjeros.

Para revitalizar el rural japonés, muchas de estas viviendas se venden a precios muy reducidos o se subastan. Unoo de los casos recogidos por el periódico neoyorquino es el de Chihiro Thursfield, que es japonesa y compró una akiya con su marido en 2017. «Nunca habríamos podido permitirnos una casa de esta calidad y tamaño si no fuera una akiya», explica esa mujer de 49 años.

¿Cuánto les costó su casa? Ubicada entre arrozales a 35 minutos del centro de Tokio, en la prefectura de Ibaraki, esta vivienda pasó a manos del gobierno local después de que su heredero la rechazase.

No se vendió en la primera subasta local por 5 millones de yenes —38.000 dólares, o 35.000 euros al cambio— y los Thursfield se hicieron con ella por 3 millones de yenes, 23.000 dólares o 21.000 euros.

Hay casos todavía más llamativos, como otro propietario que relató que su vivienda le costó 1.800 euros en 1973, aunque en este medio siglo ha invertido unos 700.000 euros en mantenerla, la mitad de ellos de ayudas municipales.

Los datos más recientes del Gobierno, de la encuesta de Vivienda y Suelo de 2018 cifran las viviendas abandonadas que había en el país en 2018 en unos 8,5 millones, aunque el Instituto de Investigación Nomura cifra el número en más de 11 millones, y predice que las akiya podrían superar el 30% de todas las casas de Japón en 2033.

Además, este tipo de arquitectura rural permite escapar de las ciudades tan superpobladas y frenéticas del país asiático.

La disminución de la población japonesa deja muchas casas sin reclamar, cuya propiedad es asumida por el Gobierno, que trata tanto de subastarlas como de venderlas, así como incentivar a los propietarios a su mantenimiento o demolición. En páginas web como esta, denominadas bancos akiya, se recopilan los listados de estas jugosas propiedades.

También han florecido las empresas privadas para abastecer la demanda de compradores interesados: una de las más famosas es Akiya & Inaka, donde una akiya se cotiza a unos 90.000 euros. El perfil de cliente internacional es mayoritariamente estadounidense. Si tu gran sueño es mudarte a Japón, ya sabes: busca tu propia akiya.

El artículo lo pueden consultar en el este enlace.